lunes, 15 de enero de 2007

Últimamente se me va mucho la pinza

El saber no ocupa lugar; y yo he decidido aprender japones, sí japones, que pasa? No era suficiente intentar entender el alemán. Lo de poner cara de japonesa lo llevo un poco mal; porque desde pequeña he sabido achinar los ojos, pero no ponerlos en japonés.
Pero mi problema es que no tengo tiempo y además el reloj va a un ritmo y mi cabeza últimamente corre mucho más deprisa; las ideas se agolpan y se pelean unas con otras por salir adelante. Y eso no me gusta, no quiero frenar lo que pueda salir de aquí dentro. Y como buena aragonesa soy cabezuda (a la par que cabezona, o era al revés?) y, a parte de que vivo sin vivir en mi (como Santa Teresa de Jesús) poquico a poquico voy organizando ideas y encontrando soluciones y parches para este caos mental que mora en mi cabeza (aunque en el fondo creo que no quiero que nunca se ponga orden y siga corriendo y volando y llevándome siempre por caminos insospechados).
La última solución que he hallado ha sido combinar mis ansias de aprender japones con la curiosidad por la publicidad: qué mejor forma que leer anuncios en japonés, explicados y con ejemplos de pronunciación. Así da gusto.

2 comentarios:

Evarraquel dijo...

maravilloso descubrimiento...

Javier Cid dijo...

Yo estoy tratando de aprender italiano. Ahora nos tenemos que juntar con alguién que hable francés, alguien que hablé inglés, y junto con tus conocimientos de alemán irnos a recorrer mundo.

1 besico