martes, 23 de enero de 2007

Hoy no

Parece que hoy tampoco. Tampoco va a ser el día en el que escriba las palabras más bonitas de la historia, que permanezcan eternas para siempre. Hoy no.
Me gustaría poder llegar a expresar con palabras muchas cosas; pero no me sale. Sé que la inspiración está aquí cerca, la siento respirar como un aire gélido sobre mi nuca; pero no le debo caer muy bien, porque no quiere quedarse a dormir. Sólo pasa unas horas conmigo, a veces, incluso demasiado torpe (como si hubiese salido de fiesta la noche anterior); otras, sin embargo, va demasiado rápido y no soy capaz de alcanzarla. Y hoy, por ejemplo, nisiquiera sé dónde está.
Hoy no. Hoy no me he levantado con la sonrisa en la boca y creo que por eso se ha marchado. No me he levantado con ganas de comerme el mundo, no tengo hambre (será que la echo en falta, y cuando está conmigo tengo ganas de comerme y beberme el mundo por las dos).
Hoy no es el día, quizá tenga que esperar unos meses, unos años o incluso hasta mañana. Eso es lo bueno, que viene cuando le da la gana y se queda hasta que le apetece, se aburre, se enfada o se cansa de mí (pues no, entonces no es eso lo bueno. Lo bueno sería que yo la dominase a ella y no al revés).
Mientras la espero voy a ir preparándole un café bien cargado (de esos que tanto le gustan) y voy a dedicarme a borrar. A borrar, quitar todo lo que no tenga que ver con ella, lo que ha ido rellenando sus asuencias cuando se ha alejado.
Hoy no es el día. Y tengo que hacérlo rápido, destruir todos sus fantasmas. Pero no quiero borrrar recuerdos, sólo quiero que nunca haya existido ninguna otra cosa. Por eso para mí ya nada existe. Por eso ayer no existe y hoy tampoco.

2 comentarios:

Pakico dijo...

Mañana será otro dia...
Esto viene y va. A todo se acostumbra uno, a ver si ahora nos vamos a agobiar!
Tienes prisa? Pues eso...

Carmen dijo...

Parece que vuelve,
voy a ver si la alcanzo