martes, 4 de septiembre de 2007

Ich liebe Berlin

Pero con toda mi alma... Amo sus calles, su historia, su gente, su idoma, su apoyo al arte, a la cultura, su dinamismo, su forma de vida, su forma de resurgir, su cultura, su tolerancia, su mezcla de todo, su respeto...
Me encanta que sea tan igual y a la vez tan distinta.
Adoro hasta su clima; ese aire helado que te llega hasta los huesos y se queda allí dentro, y te deja paralizado, y mudo, y maravillado y de rodillas a los pies de Berlin.
...y me fascina esta frase que brilla en la entrada del museo de arte antiguo.

1 comentario:

Daniel Kantorowicz dijo...

A mí me ocurre lo mismo. El amor que siento por Berlín es algo que no se me olvida desde que en 2004 fui por primera vez. Ahora ya pienso en mi cuarta aventura, y volver a revivir la experiencia sobrecogedora del duro invierno helador de Berlín.

No hay día que no piense en ella. : )