jueves, 13 de septiembre de 2007

Cuesta arriba

Qué difíciles son a veces las cosas; cómo se complica todo y cómo cuesta. Pero ya lo dijo una marca a la que ahora no voy a nombrar (no porque no quiera, sino porque no es el momento): "impossible is nothing". Y la receta es fácil: rodearse de portadores de sonrisas, de esos que las regalan a cada palabra. Así siempre todo es más fácil. Dicen las malas lenguas que por culpa de la risa salen las arrugas de expresión... Si ese es el precio que hay que pagar espero que salgan pronto.

2 comentarios:

Javier Cid dijo...

Chica chica... a mi se me ha acumulado cuesta arriba en todos los aspectos posibles de mi vida. A ver si supero pronto el bache y se me allana el terreno.

1 besito Carmen.

Iván dijo...

Ese tipo de arrugas son la mejor señal de que con esa persona disfrutarás de una buena conversación. Algo que hoy en día se va perdiendo.